martes, enero 24, 2006

No estoy de humor

Y es que no hacen más que complicarme la vida. Ayer nos anunciiaron que tenemos jefe nuevo, bueno, jefa. Es un fichaje y nadie la conoce de nada. Aún encima. Y además, seguro que es fea y tiene bigote.Ya iré contando del bicho. Lo que me faltaba, con lo mandonas que son!

Y esta mañana se me quemó el desayuno, porque se le ocurre llamar a Mariví. Y nada menos que para pedir el divorcio, que sólo estábamos separados y que ella tiene planes. Pero ¿Qué planes puede tener la loca esa? ¿es que alguien más incauto que yo aún? Porque este ya va sobre aviso, que ya ve que no le ha ido bien conmigo.

Y la verdad, yo sin comerme una rosca.

La próxima os enseñaré a coser un botón, que mi compañera de enfrente, Pilar, ya se ha hartado de cosérmelos y me ha dado una clase. La muy....pretende que cosa los botones en cuanto me compro la ropa. Qué poco prácticas son! Y si nunca se cae?

2 comentarios:

Rbr dijo...

Oye, en mi corta vida laboral he tenido dos jefas y dos jefes, y siempre he durado más con ellas, ¿sabéis porqué? Por que en su caso siempre me han dejado ellas a mí. No aguantan a nadie.

Luis García dijo...

¿Qué dices? Esas se agarran a la silla como las garrapatas y no las suelta nadie. Y si las dejan mandar, buff, ya ni con el mobbing ese te las sacas de encima. Tú serás la excepción, rbr.