domingo, mayo 28, 2006

Calor

Ha llegado, y bien. Esto es terrible.

Ellas han decidido que este verano tocan escotes y telas transparentes.

Siempre ha sido crudo pasar un verano, aún peor sin pareja, pero este promete ser el peor.

El gobierno, que todo lo legisla, debería de prohibir esos tops mínimos o que paguen impuestos, caramba. ¡Provocan alteraciones graves!

Ayudadme, necesito aprender a ligar. No era consciente de que Mariví me hubiera inutilizado tanto.

Quizá sólo pasa que soy vago hasta para esto.

4 comentarios:

Verme Guilherme dijo...

Querido Luis, a estas alturas ya deberías saber que no se aprende a ligar. Precisamente ahí está el fallo, TU fallo. Desde el momento que noten que quieres ligar se pondrán a la defensiva y evaluarán cada gesto que hagas, cada palabra, cada risa, cada mirada. Y, no lo dudes, siempre encontrarán un gesto, una palabra, una risa o una mirada que ellas consideren inoportuna y fuera de lugar.
La única forma de ligar que conozco es no intentarlo y al mismo tiempo tener la seguridad de que quieren lo mismo que tú. Es decir, en vez de ser un comercial que quiere vender un producto, limítate a ser un escaparate, vende más y se llega a más potenciales "clientes".

Luis García dijo...

Qué experiencia acumulada se percibe detrás de tan sabios consejos! ¿A ti te ha ido bien así o te escogió la primera que pasó, te metió en una bolsa y te llevó a casa? En fin....

Verme Guilherme dijo...

Pues... las dos cosas. Me fue bien así hasta que llegó una que se me llevó puesto y ahora es como si ligara todos los días. Una maravilla, oiga.

Amalia dijo...

Eres muy formalito. Ya veo.