martes, marzo 07, 2006

Lunes por la noche

Acabo de llegar casa y he visto el desastre. De repente me saltó a la cara. Joder, cómo está esto! Menuda mierda de casa tengo!

Abro la nevera, un yogurt caducado, un poco de leche, media docena de cervezas y unas naranjas medio pasadas. Media tortilla de hace una semana que no me atrevo a comerme ya. La tiro.

Paso de cenar, voy a darme una ducha. No hay toallas limpias. Me seco como puedo. Y el frío que hace en esta casa....

La cama está hecha (eh!!! que soy un tío ordenado!) pero tiene arrugas y no apetece meterse ahí solo.

Me voy a ver la tele un poco y ponen ese programa de "Baile quién pueda", una peli chunga y CSI, lleno de cadáveres asquerosos.

Me siento aquí, cerveza en mano. Tengo que ponerle solución a esto. Así ya no me gusta ni a mí.

De esta semana no pasa, arreglo esto, quedo con ella para cenar y ....

8 comentarios:

Rbr dijo...

Con ese panorama, no la lleves a casa, si es que quieres alguna cita más. La opción del hotel, puede ser buena.

marisabidilla dijo...

con ese panorama no hay la menor opción...
ninguna, a estas alturas, se arriesgaría en una aventura así!
es tiempo de cambios. aprovecha la primavera...

Luis García dijo...

Oye marisabidilla, qué hace una chica como tú en un blog como este? Cuántos años tienes?

marisabidilla dijo...

pasaba por aquí.... y quién dijo miedo?
años? ahí va respuesta del 8 de marzo y trascendente: todas las mujeres tenemos la edad de la tierra.

Luis García dijo...

Qué quiere decir trascendente? Ah! Felicidades.

marisabidilla dijo...

Igualmente....
Tras/transcendente...que transciende el presente, el motivo, el momento. Y además asciende.. el nivel, la voluntad, el fin de la respuesta....
Más?

Luis García dijo...

Oye, menudo carácter tienes, ¿no?

Verme Guilherme dijo...

Tu casa debe dar penita realmente.
Si vas a quedar con ella para cenar ya sabes lo que tienes que hacer antes: colócate el paquete (no sé porque pero eso siempre funciona para que las cosas salgan bien), agarra una fregona y a frotar... no vaya a ser que la noche acabe bien.