viernes, marzo 31, 2006

Mi sueño

No os riaís de mi. Puede que tanto portarme bien me esté trastornando el subconsciente, pero me he levantado transformado. He soñado con la "ella" auténtica. Os lo cuento.

Yo la conocía bien, en el sueño, quiero decir, pero nunca la había mirado así. Habíamos quedado para comer y charlar como viejos amigos que hace tiempo que no se ven y llegó tarde como siempre.

Era verano y venía vestida de blanco, con una chaqueta ligera y alegre. La vi apurarse de lejos y saludar alegremente con la mano. Se acercó, absolutamente despreocupada y ajena al cambio que se estaba produciendo en mi. Siempre se le nota que le gusta verme.

La miré con dismulo, pero con detalle. Venía fresca, con olor a jabón y a colonia, con la piel bronceada y sedosa. Se quitó la chaqueta y dejó al descubierto sus hombros, fuertes, rotundos.

Empezó a hablar como si nada, claro, preguntando de esto y de aquello, sonriendo a todas mis respuestas, quizá un poco desconcertada por mi aparente seriedad. Siempre me mira a los ojos, con cariño, hasta con mimo (en el sueño, lo sabía).

Mientras tanto, mi cabeza se había llenado de deseo, mi cuerpo se había llenado de deseo, de complacencia. Me impedía pensar con lucidez, mantener mis conversaciones habituales, mi desenvoltura. Me sentía tonto y feliz. Sólo quería tenerla ahí, enfrente, sonriendo así.

Por fin, y por desgracia, terminó la tortura. La acompañé un rato, incapaz de dejar de contemplarla. No sé explicarlo. La conozco bien, no puede sorprenderme, es una buena amiga, es una buena chica, alegre...pero hoy no he visto nada de todo eso, sólo miraba sus hombros, su espalda...

Los dos besos de rigor, un poco en el aire. ¿No me das uno de verdad? Me miró extrañada. Me besó en la mejilla con más calor. Volvió a mirarme fijamente, inquieta, sonrió y se fue.

Pagaría por conocer tus pensamientos.

Me desperté. Después de tomarme el café y fumarme un pitillito, ya no recordaba su cara. Menos mal que no se me ha olvidado lo fundamental! Hummm, me gusta la primavera.

2 comentarios:

Verme Guilherme dijo...

A veces yo también me levanto "transformado" cuando sueño con ella. :-DD

(lo siento, no pude evitarlo ¡es que las dejas a huevo!)

Luis García dijo...

Me parece "normal", "inevitable".